Y en coro, con los mofletes llenos de fruta roja, los niños le respondieron con una sola palabra: Ubuntu. Más tarde, el antropólogo se enteró de la traducción de este vocablo en zulu: “Yo soy porque nosotros somos”.