«Feministas como yo», se lamenta Atwood, «no somos apreciadas ni por la Izquierda ni por la Derecha».