Quisieron desplazar a los yoremes de sus propias tierras, para quedarse con ellas. Los indígenas se defendieron como jaguares. Los capturaron, los torturaron, los masacraron.