Falta, por supuesto, sacudir el árbol que es la ciudad entera de Monterrey, para que sigan cayendo sus frutos amargos de decadencia.