Murió muchos años más tarde, por segunda vez, sin pareja estable, solitaria, en un departamento ruinoso del centro histórico de la Ciudad de México, rodeada de gatos y consciente de que la rebeldía a veces es un lujo que se paga muy caro.