Hace un siglo, el barco era la única manera de llegar hasta este rincón del mundo. Y así lo hicieron millones de inmigrantes europeos que fueron un aporte determinante a la cultura de Buenos Aires.