Y uno quiere un idioma rebosante y en movimiento. O sea, vivito y coleando.