El joven Karl Marx es un canto a la amistad intelectual, a la convivencia fraterna entre Carlos Marx y Federico Engels. Canto convertido en himno final cuando se divulga El manifiesto del partido comunista, casi a la par de las revueltas de 1848.