Para suplir las palabras sonoras, el poeta usaba un aparato con micrófono que pegaba a su garganta. Su voz —¿pero sería entonces su voz?— salía en forma de ruiditos metálicos, como un chorro de monedas viejas.