El colapso de la industria cultural es incierto, pues al tiempo que la gran infraestructura se achica o muta, hay gente combativa. El caso Opus 102.1 era uno de protección cultural que imaginamos eterna.