Ben Bradlee, el periodista, también se jubiló invicto de las salas de redacción, luego de diez mil días de buscar continuamente la nota periodística, hasta el 31 de julio de 1991.