El arma era de su amante, o del fantasma que había sido su amante. Tenía treinta años, una figura alta de bailarina retirada, y el encanto jubilado de quién camina por París, para perderse en el anonimato de la multitud o de la muerte, lo mismo le daba.