A la hora de servir el primer tiempo, el mozo se le acerca al oído a Yañez y le dice bajito: "para escritores, Juan Rulfo". Y se fue.