Una vez se disipa el ardor del placer, un hombre huye. Detrás el horror, dentro de sí la vergüenza: el hombre desaparece. Víctor violó todas las leyes naturales. Jugó a ser Dios y salió perdiendo.