Las protestas masivas no son herramientas definitivas para acabar con el crimen organizado. Esto se logra con un sistema de seguridad competente, una prensa no vendida, organismos internacionales imparciales y una opinión pública global que se exprese en múltiples foros, no sólo en la calle.