Image result for callegenera 2018

 

Es un problema, en el mundo del graffiti el mayor problema es el ser mujer.

Donna, graffitera madrileña para el documental “Power Girl” (2015).

 

Por Melissa García Aguirre

La “Asamblea permanente de trabajadoras del arte” propuso a una serie de museos un interesante experimento este año: apagar todas las luces que estuvieran iluminando las piezas de artistas varones durante el 8 de marzo. El hallazgo fue definitivo, pero no sorprendente, salas enteras de los recintos participantes se quedaron oscuras, develando ausencias que siguen siendo prescindibles para  muchos. Afortunadamente, cada vez se dirigen más reflectores hacia la urgencia de la paridad definitiva en las artes. El pasado 13 de julio CONARTE inauguró la octava emisión de su Festival de Expresiones Urbanas CALLEGENERA, bajo el tema de la aportación de las mujeres a la cultura urbana, el evento reúne la obra de más de 50 artistas locales, nacionales e internacionales, entre cuyas prácticas destacan el graffiti, el tatuaje, la fotografía, el documental y la música.  

 

Las premisas de los primeros movimientos de mujeres en México, durante la década de los setentas, apelaban a  una transformación de conciencia para rebatir el modelo hegemónico de dominación masculina. La contienda debía tomar lugar en diversos ámbitos: el hogar, la calle, el trabajo, los medios de comunicación masiva, la discriminación legal y la liberación sexual. Hace ocho años, durante una primera mesa de diálogo sobre arte urbano en la Casa de la Cultura de Nuevo León, hice una simple pregunta “¿Por qué no hay mujeres en la mesa?” estaba sentada a un lado de Alix Patiño y uno de los ponentes tuvo mal tino (y gusto) de responder: “Porque no las hay”. Tan equivocada era su opinión que al salir se podía llegar caminando a una de las pintas de las “Panochas Chichimecas”, colectiva que formaba Alix por aquel entonces con Ilaní Cazares (Ovarios Podridos / Herida Negra). El arte urbano de mujeres es así de transgresor por el nivel del diálogo entre cuerpo y lenguaje que involucra: cuerpos-lenguajes que impactan, simultáneamente, en todos los ámbitos de la lucha por la emancipación.

 

“Es una pieza que comencé a pintar luego de terminar mi última exposición. Me di cuenta que no encajaba con ninguno de mis demás cuadros, entonces Andy Graves me dijo de este proyecto y observé que encajaba con el trabajo de todas” generosamente compartió conmigo Libertad Alcantara, durante la exposición “Inmarcesibles”, inaugurada en Taller Árido el 19 de julio, dentro del marco del festival. Sus palabras hicieron un eco bellísimo en todo mi aparato ideológico, más por la casualidad de ese afectuoso encuentro que ella identificaba, que por cualquier otra cosa, porque también hay que comprender las formas en que des-encajamos, nuestras diferencias y lugares propios, sin embargo, nuestra proeza dentro de este festival es la de reconocernos como una comunidad hablante, lenguas que tienen recovecos a través de los cuales encajan con otras y celebrar la defensa de nuestros cuerpos como territorios que también definen los contextos urbanos en los que interactuamos.

 

Y aunque la discusión sobre el asunto del género está presente dentro del trabajo del festival, no es única entre las reflexiones de nuestras propuestas. Los temas de los trabajos desarrollados son diversos, aunque la mayoría de ellos se vuelcan en las preguntas sobre lo personal, el cuerpo y  la ciudad, utilizando el arte urbano como forma de auto representación, una política crítica y eficaz en la deconstrucción de lógicas genéricas de cualquier orden: “Tengo el interés de retratar el barrio donde vivo. Cuando se retrata esas zonas, siempre es a través de un ojo que hace de su pobreza un fetiche. Uno de mis preceptos es el de de-construir ese fetiche” define Carolina Muela como parte de su statement.

 

CALLEGENERA Festival de Expresiones Urbanas continúa con actividades como mesas de diálogo, talleres, documentales, concursos y conciertos hasta el 29 de julio del presente año, mientras que la exposición “Colectiva: mujeres y su participación en el arte y culturas urbanas” permanecerá hasta el 9 de septiembre del 2018 en la Nave Generadores dentro del interior del Parque Fundidora. Mientras tanto, a nosotras nos queda otro reto: el de seguirnos convocando.