El catálogo Caravaggio. Una obra, un legado es la memoria de la exposición homónima que actualmente aloja el Museo Nacional del Arte, en la que el visitante tiene la oportunidad de admirar a La Buona Ventura (1596), una de las piezas maestras de Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610).

La doctora en Ciencias Sociales, Alice Brombin, fue la encargada de presentar la publicación este 12 de abril en el auditorio Best Maugard del recinto museístico. Señaló que el material presenta la biografía del artista barroco, así como una reconstrucción de La Buona Ventura, de la que se detalla su técnica, soporte y contexto.

Apuntó que en uno de los cuatro textos se hace referencia a las 16 obras de pintores hispanos que acompañan a la pieza central de la muestra, seleccionadas del acervo del Munal, Museo Nacional de San Carlos y Museo Franz Mayer.

“Con los textos curatoriales de Abraham Villavicencio y Alivé Piliado, Caravaggio y la pintura hispánica. Herencia y apropiación Los rastros de Caravaggio en la Antigua Academia de San Carlos, respectivamente, el espectador puede profundizar en algunos aspectos que en la exposición son mencionados”.

Puntualizó que estos escritos son útiles para ver un poco las conexiones entre Italia, España y el Nuevo Mundo, de descubrir cómo es que llegaron a México las obras que se exhiben en la muestra, y que el catálogo presenta biografías detalladas de todos los artistas.

La investigadora posdoctoral en el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, mencionó que el catalogo bilingüe español e italiano, también reúne los ensayos históricos, críticos y técnicos de los especialistas Sergio Guarino, y Federica Papi, curador e investigadora de la Pinacoteca Capitolina de Roma.

En la presentación, Brombin se dio el tiempo de abordar la biografía del pintor y de exponer sobre la característica de su obra. Señaló que Caravaggio revolucionó completamente el gusto y la poética artística de su época, conocido por llevar el realismo y el verismo en el arte, alejándose de la poética del siglo XVI, el manierismo.

“Caravaggio fue el genio sin reglas, el artista maldito que plasmó el exceso, la violencia, la sangre. Las características de su vida se refleja en su pintura, que es en total desacuerdo con la tradición, que expresa la rebelión a la autoridad, no entendido e incomprendido por sus contemporáneo, ásperamente desacreditado”.

Alice Brombin comentó que Caravaggio cayó en el olvido durante tres siglos, pues después de su muerte no se hablaría jamás de él, ni una nota, ni un escrito hasta llegar al año 1900.

“Cuando se le descubre, en la primera década del siglo XX aparece una primera publicación sobre Caravaggio, la cual llamó la atención de uno de los críticos de arte más importante del siglo XX, Roberto Longhi, quien en 1916 empezó a estudiar al pintor y a redescubrirlo.

“Longhi organizó en Milán la primera exposición al mundo con obras de este pintor, es por ello que de los pintores antiguos se le considera cercano a nosotros, extremadamente contemporáneo”.

Sobre la pieza La Buona Ventura, Brombin comentó es una de las primeras obras de Caravaggio, importante porque se ven elementos que definen una revolución en pintura.

“Primero tenemos una absoluta innovación iconográfica, el tema de esa pintura es completamente nuevo y será retomado por todos los artistas que siguen a Caravaggio. Una escena colocada fuera de contexto, pues no hay un contexto histórico, filosófico ni físico, sólo se ven a dos personas de la calle, una gitana y un caballero adolescente”, indicó.

El catálogo Caravaggio. Una obra, un legado cuenta con un tiraje de cinco mil ejemplares. Puede adquirirse en la tienda del Munal, recinto que alojará la muestra hasta el 20 de mayo de 2018.

El Museo Nacional de Arte se ubica en la calle de Tacuba No. 8, Centro Histórico. Horarios: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Último acceso a las 17:30 horas. Entrada general: $65. Domingo, la entrada es libre.

 

// Secretaría de Cultura, con información de DAF