La escritora aborda una faceta poco difundida del padre de la literatura brasileña, y contempla entrevistas con especialistas y editores para determinar los textos a traducir

Es la primera vez que la autora del poemario Fiat Lux y que desde 2001 se dedica a la traducción de escritores brasileños, se enfrenta a la obra de Joaquim Maria Machado de Assis (Río de Janeiro, 1839-1908), considerado el mayor nombre de la literatura de ese país sudamericano.

“Son más de 200 cuentos, algunos de ellos muy extensos. Me surge la inquietud porque finalmente yo he traducido mucha literatura brasileña y Machado de Assis es uno de sus principales representantes, el más conocido, el clásico de los clásicos brasileño, una figura súper influyente en su propio tiempo y posterior”.

En entrevista con la Secretaría de Cultura, Abramo destacó que si bien ha realizado traducciones de novelas del siglo XIX como El Ateneo de Raul Pompeia y Memorias de un sargento de milicias de Manuel Antonio de Almeida, de Machado de Assis no había traducido nada.

Señaló que se trata de un escritor muy traducido, pero lo que más se conoce son sus novelas y recomendó a los lectores acercarse a obras como Memorias póstumas de Blas Cubas, Dom Casmurro o Memorial de Aires, que fácilmente se encuentran en español.

“Sus cuentos, en cambio, no han sido tan atendidos. En vida del autor se publicaron siete antologías que él mismo eligió de su producción cuentística. Estas antologías agrupan menos de la mitad de su producción total de cuentos, la otra parte está publicada de manera dispersa, no en volúmenes”.

Y justamente es este gran universo de cuentos, los que no figuran en las siete antologías que han sido bastante traducidas, los que han sido desatendidos tanto por traductores como por los lectores en el propio Brasil como alrededor del mundo.

Paula Abramo detalló que “tiene cuentos interesantísimos, si se les lee de manera cronológica, uno puede ver ahí la evolución del autor a lo largo de su vida que fue muy extensa, pues publicó cuentos desde muy joven hasta su último año de vida”.

En esos relatos, dijo, se pueden ver las semillas de lo que está en otras obras más conocidas como sus novelas, así como esos pequeños gérmenes estilísticos, sus intentos por experimentar con ciertos recursos y temáticas.

Además, “son muy interesantes porque muestran un cuadro riquísimo de la sociedad brasileña del siglo XIX que es muy particular. Es una sociedad en la que hay esclavitud y un periodo marcado por un gobierno monárquico. Es un cuadro interesante y pues es desconocido, no circula, no se puede encontrar en las librerías y es difícil encontrar traducciones, porque la gran mayoría no están traducidos y yo me he dado al trabajo de explorar este territorio”.

Muchos de estos cuentos, agregó, se publicaron en revistas dirigidas a mujeres, ya que desde el siglo XIX se pensaba que este sector de la población tenía derecho a una educación y literatura de calidad, por lo que contrataron al mejor autor del escenario literario de ese tiempo.

En los cuentos de Machado de Assis, las mujeres ocupan un papel importante como personajes, junto con los esclavos y otros sectores desfavorecidos, que es algo que no sucede en las novelas del autor.

 

Ya terminada la traducción de estos más de 200 cuentos buscará una casa editorial para que sean publicados: “me encantaría que México fuera el primer país en el que circulen en español los cuentos completos de Machado de Assis”; señaló.

 

// Secretaría de Cultura, con información de AGB