Por Sheila Hernández

 

El poeta español y Premio Nobel de Literatura, Juan Ramón Jiménez, fue el primero en apreciar y difundir versos de Emily Dickinson en España. En su obra Diario de un poeta recién casado (1916), traduce e incorpora en su poema CCXVIII, los poemas 614, 1687 y 308 de la autora:

 

Dos Puestas de sol te mando/ -El Día y Yo competíamos; / hice dos y unas estrellas, /

mientras Él hacia una.-

La Suya es más grande. –Pero / como Yo le dije a alguien, / las Mías están mejor / para

llevarlas a mano.-

 

 

De esta forma, Juan Ramón Jiménez nos adentra un poco a la obra de esta gran poeta estadounidense, que hoy, más de 130 años después de su muerte, se busca descubrir los enigmas de su vida a través de su poesía. Así, en uno de uno de los intentos por acercarse al misterio, lo protagoniza la prestigiosa Morgan Library de Nueva York que, en colaboración con el Amherst College, acoge, hasta el próximo 21 de mayo, la mayor retrospectiva jamás dedicada a escritora, titulada con los versos “I’m nobody! Who are you? The life and poetry of Emily Dickinson”.

 

A través de más de cien objetos personales, algunos nunca antes expuestos, manuscritos, cartas, fotografías e ilustraciones, de la época y actuales, la muestra destierra mitos como su tendencia a la soledad y a la reclusión. Y aunque es cierto que Dickinson, a partir de 1860, comenzó a recluirse, la verdad es que muchos de los mitos que hay alrededor de la escritora se debe a que su vida privada siempre ha permanecido velada, sin embargo, en sus poemas se descubre la coherencia, pasión e intensidad con las que vivió. Lamentablemente como la poesía de Dickinson fue publicada sin seguir el orden en que ella la escribió, no es posible seguir la sucesión dramática de sus emociones y pensamientos.

 

Así Carolyn Vega, miembro del departamento de Manuscritos Literarios e Históricos de la Morgan y una de las curadoras de la exposición expone: «Emily Dickinson es a menudo recordada como un genio recluido, pero estaba conectada, de manera muy profunda, con su mundo. Esta muestra saca a la luz muchas de aquellas conexiones». Con lo que la esta exposición busca es el cómo y el cuándo Emily Dickinson se convirtió en una de las poetas más importantes del siglo XIX.

 

La muestra examina de cerca veinticuatro poemas en varios estados de borrador, con paradas de audio correspondientes. Además de sus escritos, la muestra también ofrece una variedad de material visual, incluyendo siluetas cortadas a mano, fotografías y daguerrotipos, ilustraciones contemporáneas y otros artículos que hablan del rico ambiente intelectual y cultural en el que Dickinson vivió y trabajó.

En ese sentido, Vega la describe como «una figura enigmática, que fascina continuamente». «Su poesía y los temas que con ella exploró han sobrevivido y siguen siendo relevantes. Su uso del lenguaje es visceral y preciso, y las imágenes que evoca están fuera del tiempo. La cualidad atemporal de su obra es una de las razones por las que sigue siendo tan importante hoy», reflexiona Vega.

La exposición se articula en siete apartados: Años de infancia; Un año en Mount Holyoke; Compañeros y amigos por correspondencia; Influencias Literarias y conexiones; Los años de la guerra civil; Publicaciones en vida; y Publicaciones póstumas y legado.

 

Y para los amantes de la poesía de Emily Dickinson que no puedan conocerla en Nueva York, The Morgan Library tiene la muestra en línea, donde podrán escuchar una selección de poemas de la escritora, en lectura de la poeta contemporánea Lee Ann Brown.

http://www.themorgan.org/exhibitions/online/emily-dickinson