Hace algunos días Roman Polanski, el director de cine polaco-francés, se ha visto envuelto –nuevamente– en un escándalo que se creía olvidado en 1977. La academia de cine francés ha designado Roman Polanski como presentador de la ceremonia 2017 de los César y así asociaciones feministas han levantado la voz en contra de la normalización de la violencia hacia a mujer.

En la década de los setentas Polanski fue acusado de drogar y abusar sexualmente de una niña de 13 años llamada Samantha Gailey (hoy Geimer) , suceso que, incluso, le valió el exilio voluntario, jamás ha vuelto a Estados Unidos. Las voces feministas del grupo “Osez le feminisme!” se manifestaron en contra de la elección de la Academia de Cine francés y piden que sea destituido, ellas exclaman que es inconcebible que no se haya tomado en cuenta sus antecedentes al tomar esta decisión, por lo que denuncian

La tolerancia social que existe todavía en Francia sobre el tema de la violación (Osez le feminisme!)

De igual forma, la ministra de las Familias y los Derechos de la Mujer, Laurence Rossignol, opinó acerca de la decisión:

Encuentro sorprendente e impactante que la historia de una violación no haya incidido en la elección.Temo que todo esto revele, por parte de quienes lo han designado, una forma de indiferencia sobre algo que hoy sigue siendo grave y que nosotros intentamos combatir (France Culture.)

Por otro lado, existen también opiniones neutras e incluso a favor del director, ya que justifican que se trata de un caso muy antiguo y que se le escogió por ser un destacado director cinematográfico. Audrey Azoulay, comentó que:

La Academia es totalmente independiente del ministerio y la elección es solo suya. Los hechos son particularmente graves, pero también son muy antiguos.La propia víctima ha pedido que el asunto deje de ser objeto de debate y que el procedimiento judicial sea cerrado”. (El País)

La líder del grupo feminista, Claire Serre Combe explica que el “autor de agresiones sexuales que ha quedado impune, protegido por su estatus de hombre famoso[…]al margen de la calidad de la filmografía de Polanski, no se puede silenciar el hecho que, desde hace 40 años, huye de la justicia estadounidense” (El País)

El caso de Polanski es tan sonado que se ha llamado a la población a firmar una petición en Change.org y también a boicotear la ceremonia el 24 de febrero en la sala Pleye en París.

El famoso director ha sido elegido por “Su estética insaciable, Roman Polanski re inventó el arte y sus obras a través de las épocas” (Le Monde) justificó Alain Terzian, presidente de la Academia. Polanski ha sido uno de los artistas más premiados en todo el mundo, ganó el Oso de oro en Berlín por Callejón sin salida (­Cul-de-sac) en 1966, la Palma de oro en Cannes por El pianista (Le Pianiste) en el 2002, fue por este mismo filme que ganó el Oscar a mejor director en el 2003.