Por Alejandro Vázquez Ortiz

 

  1. El poema de Parménides de Elea

El filósofo nos regala una de las obras más intesas e interesantes de la escuela eleata. «Nunca antes la vía de la verdad había sido descrita de forma tan cruda», The Niuyor Taims.

Acompaña a Parménides en un viaje épico abordo de su carro tirado por dos corceles a conocer las vías de la opinion y de la verdad. En la que, en palabras del autor, lo que es, es y no puede no ser.

  1. El enquiridión de Epicteto

Menos Platón y más estoicismo. El ratón se llevó mi queso, pero aguanté vara. Ejercicios espirituales para la vorágine digital. ¿No incluyeron su libro en otras listas? No se enoje. Aprenda el método de la dihariesis: a reconocer lo que depende de usted y lo que no depende de usted. Dicho mal y pronto: que le valga madre.

Del autor del best-seller de las Diatribas (transcritas por Arriano) llega el Enquiridión, un manual esperado y necesitado en estos tiempos de crisis. No se lo pierda.

  1. El Tafsîr al De anima de Aristóteles de Averroes

«Una apasionante y polémica mirada a un clásico del Estragirita. Nuestra noción del intelecto material nunca volverá a ser la misma después dee leer a Ibn Rushd». Sigerio de Barvante.

«Una glosa valiente y novedosa a los presupuestos biológicos del peripatético. Hay cosas que hay que revisar con lupa, pero sin duda es una obra de referencia, en la medida en que se utilice correctamente». Santo Tomás de Aquino.

Vea usted el embrión de la modernidad (la Universidad) ser fecundado por los libros prohibidos del Aristóteles físico. Directamente salido de la escuela de traductores de Toledo del Rey Alfonso X, el sabio: ¡Después del Yami‘ kitâb al-nafs¡, llega el tafsîr más esperado!

  1. El fragmento 12 B 1 de Anaximandro de Mileto

Para los amantes de la microliteratura, este fragmento textual que inicia la metafísica como la conocemos.

Vea y reflexione de la mano de Simplicio y Teofrasto si Anaximandro es la primera persona en usar la palabra arché (principio) o, si es el primero en llamar al arché, áperipon (infinito). ¿Es el infinto un todo-mezclado como en Anaxágoras o más bien un elemento intermedio entre el fuego y el aire? No se mantenga al márgen de esta apasionante polémica del pensamiento occidental.

  1. Las enéadas de Plotino

La indiscutible vigencia del neoplatonismo se vislumbra en el desprecio y asco del cuerpo. La procesión del ser desde el Uno a la materia (la frontera de la nada), se invierte en la contemplación del Uno por los seres materiales descendidos a los cuerpos.

Notará usted los matices deliciosos: no sabrá usted si se trata de una religión teosófica con tintes neoplatónicos y pitagóricos o un método de adelgazamiento (¡diviértase encontrando las diferencias!).

  1. De predestinatione de Juan Escoto Eurígena

Nos metemos de lleno a la controversia predestinacionista de la mano de la estrella intelectual de Aquisgrán. Considerado como Carlos, el Calvo (ni más ni menos que nieto de Carlomagno) como uno de las figuras de su escuela Palatina.

«Un insoportable retablo de herejías». Obispo Hicmario de Reims.

El libelo escrito contra la heterodoxia del monje alemán Godescalco de Orbais ha resultado ser aún más hereje que lo que quería combatir. ¿Murió Cristo sólo por los salvos o por la humanidad entera? ¿Sabe el Todopoderoso si estamos condendados al fuego eterno desde la cuna? ¿Es el libre albedrío una farsa? ¿Cómo se origina el mal? ¡Descubra eso y más en este opúsculo de Juan Escoto Eurígena.

  1. El Pseudodionisio

¿Qúibole con el misticismo? La obra de mística negativa que no puede faltar en tu mesa de noche. El autor te ayudará a trazar una vía teológica para reconocer la ausencia de predicados en Dios.

Reconoce las jerarquía celestiales y la imposibilidad de producir un discurso racional alrededor de la Divinidad.

Atribuido erróneamente a Dionisio el Aeropagita, discípulo del mismísimo San Pablo, esta obra hará que tu comunión con el Altísimo sea una verdadera experiencia mística.

  1. Sobre la música de San Agustín

Un trepidante diálogo filosófico que habla de los ritmos musicales, la música teórica y lo peligros a los que el oído esta expuesto en la música práctica.

Una obra para todo interesado en la formación del programa pedagógico del hiponense del trivium y el quadrivium y la visión del Doctor de la Garcaia sobre las artes liberales, que somos la gran mayoría.

  1. De sensu et sensibili de Teofrasto

Joya de la corona de la historiografía filosófica antigua. Aunque Harold Cherniss pueda tener una o dos palabras al respecto.

Se trata de una oportunidad de oro para leer con más cercanía que nunca las opiniones de los físicos respecto de los sentidos y las sensaciones.

No pierda la oportunidad de sumarse y emitir su opinión sobre esta agria polémica: ¿es Teofrasto un esclavo más de la noción sistémica peroipatética sobre la terminación de la filosofía en la obra de Aristóteles?

Una obra que no puede faltar en tu estantería de historiografía preosocrática. La estantería más importante de tu librero, obviamente.

  1. Filoctetes de Sófocles

«Es como Lost, pero con un deux ex machina». The Niuyor Taims.

La historia del mejor arquero de los Danaos olvidado en una isla. ¿Logrará Neptólemo convencerlo para ir a Ilío y terminar el asedio que mantienen sobre la ciudad de Príamo? ¿Ulises, el de muchos rostros, conseguirá que el hijo de Aquileo, pie raudo, utilice los engaños y falsedades para dar cumplimiento con la misión?

La aristeía contra el hombre nuevo de la pólis sofística y democrática.

Descúbrelo en esta apasionante tragedia que te conmoverá e indignará a partes iguales. Un retablo desgarrador de la vida diaria de un guerrero del ciclo troyano. ¡No lo dejes pasar!