Con una calidad única en escena, el Ballet del Estado Ruso “Mari El” encantó a los regiomontanos con su presentación de anoche, donde los suaves movimientos de las bailarinas y la fuerza de los varones iluminó el templete.

Evocando al siglo 19, la obra universal “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” llegó a la ciudad para contar los amoríos del barbero Basilio y Kitri en una función abarrotada en el Teatro de la Ciudad.

Ante la esencia española, los bailarines hicieron gala de su calidad artística al interpretar flamenco, la característica fiesta brava y piezas clásicas.

A pesar de presentar una producción sencilla, esto provocó que los asistentes fueran testigos de una cátedra de perfectas ejecuciones y gran técnica sobre el escenario.

Mostrando empatía y aceptación ante tan cautivador evento, el público aplaudía en cada acto, que cada vez resultaba más fascinante.

Con trajes típicos españoles, los bailarines hicieron uso de abanicos de mano durante la mayor parte del show, teniendo de fondo un telón que contextualizaba a la España de 1605.

Sin mayor pretensión, la participación de Don Quijote fue meramente de observador, pues sólo contempló la travesía amorosa de una bella jovencita y un simple barbero.

De esta manera, Rusia dio muestra de porque es considerada como una de las máximas escuelas de ballet al importar al mundo bailarines con gran calidad en sus ejecuciones dancísticas.

El Ballet del Estado Ruso “Mari El” es considerado uno de los más importantes en aquel país, pues cuenta con una sólida trayectoria de 45 años, tiempo en el cual a formado a solistas jóvenes como Olga Chelpanova, Koike Saori, Egor Motuzov, Kiryl Parschin, Dmitri Kogan y Konstantin Korotkov.

Además de presentarse en importantes festivales y haber sido nominados, de manera consecuente, a las Lunas del Auditorio en México.

 

// El Porvenir