Protegidas por el INAH, antiguas casonas en Monterrey, México, que datan de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX dan a esta ciudad un toque colonial entre el avanzado crecimiento moderno.

Las calles Matamoros, Padre Mier y Morelos, pudieran ser muy distintas entre sí debido al tránsito vehicular y uso que en ellas radica, sin embargo tienen en común que en ellas se localiza la mayor parte de la historia regiomontana, a través de los inmuebles históricos y artísticos en estas calles ubicados.

Antiguas casonas, iglesias, monumentos y casas habitación que encierran un sinfín de historias que contar, son las principales virtudes de estas representativas calles del centro de Monterrey; empero, también son lo que las hacen atractivas para su conservación y preservación dentro de una metrópoli.

Para el delegado estatal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Héctor Jaime Treviño, la preservación y conservación, de los cientos de inmuebles históricos y artísticos de Nuevo León, debe ser necesaria para mantener vivo un pasado histórico tras la creación de modernos edificios.

El avance de la civilización vino a ‘darle en la torre’ a una ciudad, que si bien no era la más bonita del país, sí tenía belleza y cierto significado. Ahora nuestra ciudad ya va para cosmopolita; sin embargo, tenemos lugares que preservar y cuidar”.

Muchos han sido los cambios por lo que ha pasado la ciudad, desde el derrumbe de edificios importantes para los regiomontanos en el siglo pasado, y la creación de otros como la emblemática Macroplaza y diversos edificios; no obstante, estos también fueron motivo de ‘afeamiento de la ciudad’, ya que se perdió lo histórico por lo moderno, según expresó Treviño:

Parece que la ciudad entró en un proceso de ‘afeamiento’, ya que, en años pasados, entró tarde la ley de preservación”.

lacasona-mtybarrioantiguo

La Casa Grande, Barrio Antiguo, Monterrey. Fotografía de El Porvenir

El INAH es la institución normativa para regular el proceso de cuidado, conservación y preservación de un patrimonio histórico y artístico; sin embargo, no brinda apoyo económico, ya que son los propietarios, comunidades y arrendatarios los responsables para estos actos.

Haciendas, casas con gran tradición histórica y artística, panteones, palacios municipales y edificios de materiales representativos de siglos pasados son algunos ejemplos de lo que el delegado estatal del INAH aseguró debe de ser protegido para mantener un recuerdo del pasado histórico de la región.

Con el paso de las décadas, la capital nuevoleonesa perdió muchos inmuebles “ocultos” entre lo nuevo, con la construcción de una nueva urbe y nuevos espacios; no obstante, hoy la situación es difícil, ya que a pesar de tantas remodelaciones y nuevas construcciones que se hacen en la ciudad, lo antiguo debe seguir siendo un factor de orgullo y representatividad del Estado.

En Monterrey hemos perdido mucho patrimonio de inmuebles históricos y artísticos porque no había o más bien no existe conciencia de esto.

Nosotros protegemos a ambos (inmuebles históricos y artísticos) en el Estado, porque no hay una delegación de Bellas Artes aquí en Nuevo León, pero hay un acuerdo entre estas dos instituciones para que no se acabe esa arquitectura que tiene algún valor a rescatarse, cuidarse y preservarse.

Hay mucho qué hacer en este campo de la preservación, la restauración y conservación de edificios históricos y artísticos, pero falta presupuesto y conciencia para cuidar lo nuestro. En Monterrey, por eso estamos como estamos, no tenemos esa conciencia del cuidado, la conservación, la preservación de un patrimonio que es muy interesante”.

Un ejemplo de preservación en la zona centro de Monterrey es la Casa Grande, ubicada en el Barrio Antiguo, misma que a finales del 2012 fue registrada por el INAH como ‘Monumento Inmueble Histórico’.

Dicha casa cuenta con más de un bicentenario de historia en sus paredes, ya que existen historias de amor, desamor y batallas militares, según relató el director del Colegio, Moisés Solís, quien concluyó al respecto:

Este lugar alberga mucha historia en sus paredes. Fue cuartel militar, hogar del ex presidente estadounidense Zachary Taylor y residencia de José Eleuterio González ‘Gonzalitos’. Existe una gran riqueza histórica que encierra este edificio”.

La Casa Grande se encuentra ubicada dentro de la Zona Protegida conocida como Barrio Antiguo de Monterrey, siendo la más valiosa de este sector, ya que forma parte de los inmuebles construidos en los siglos XVII, XVIII, XIX e inicio del siglo XX, cuyo conjunto constituye un documento histórico del estilo y tipicidad arquitectónica regional.

 

// El Porvenir