El universo es tan enorme y crece a una velocidad que si saliéramos ahora mismo de la Tierra nunca llegaríamos al borde, sin importar qué tan rápido pudiéramos viajar.