Apophis, gigante de textura rocosa, navegante solitario que danza en el silencio del espacio, nos remite a las fuerzas maléficas que habitan las tinieblas: “Apofis” encarnaba el caos en la mitología egipcia como una serpiente indestructible cuyo fin era aniquilar el orden cósmico.